El viaje no había sido sencillo, pues toparon con una masa de energía oscura de extraña procedencia, que les obligó a inyectar la propulsión binaria de protones, con el mayor consumo que ello suponía.

Devor6 y su equipo, habían aterrizado en una explanada del planeta Tierra. Le acompañaban su clon Maxel34, dos androides guerreros y un androide de protocolo que hablaba en el idioma terrícola, adaptándolo a la región geográfica.

Tanto Devor6 como Maxel34 habían adoptado formas humanas para mezclarse con los terrícolas. Los androides guerreros permanecieron custodiando la nave. El androide de protocolo también adoptó una forma humana, aunque su voz mecánica le causó no pocos problemas de desconfianza. Estuvieron 7 lunas de Baxxel en la tierra, período equivalente a 10 días en medición terrícola.

De vuelta a Andoreaan donde tenían su base, Devor6 escribió su informe para el Sumo Hacedor.

En dicho informe que Devor6 presentó ante los Paladines del Senado, se reflejaba que si bien los terrícolas tenían algunas herramientas de comunicación interesantes, estaban lejos de alcanzar la capacidad de intercomunicación macro-alfa en cualquiera de sus vectores.

El informe explicaba la forma de vida, de trabajo, incluso de diversión de los terrícolas, cuya capacidad cognitiva era bastante baja, pues no habían descubierto el sistema macro-occipital cuántico por lo que apenas ocupaban en tareas el 21,67% de su masa cerebral.

El Sumo Hacedor preguntó si los terrícolas podían ser una amenaza para Andoreaan y la respuesta de Devor6 fue contundente.

-Eso es imposible Sumo Hacedor

-¿Tan seguro estás Devor6?

-Sin la menor duda, mi señor. Y no solo por su escaso desarrollo cerebral, sino porque hay algo que les va a afectar de lleno en apenas catorce mil lunas de Baxxel.

-¿De qué se trata? Inquirió

-Sencillo, mi señor, su espacio vital, su atmósfera, su mundo en definitiva va a verse afectado por un estallido gaseoso de magma solar al que seguirá un período de glaciación. Los humanos no prestan atención a las condiciones de su planeta, pese a que la naturaleza del mismo, les está dando continuos avisos. Hemos tenido conocimiento de que a ese fenómeno lo llaman allí Cambio Climático, pero el problema es que muchos de los gobernantes terrícolas dudan de su existencia y por tanto de sus consecuencias.

Un silencio se apoderó del Senado, solo roto finalmente por el Sumo Hacedor, que lanzó una pregunta a los allí reunidos,

-¿Cómo pueden ser tan ignorantes los terrícolas?

Devor6 y los demás paladines del Senado se miraron entre ellos, sin encontrar respuesta posible.