Antídoto

Cuando escribo estas líneas está nevando, lo que da al confinamiento un toque especial. Desde la terraza no se escucha ningún ruido, más que el suave posar de los copos.

Una de las peculiaridades de esta situación es el silencio. Es verdad que vivo en las afueras de una población no muy grande y eso ayuda a la calma. Estos días escuchaba a los pajarillos trinar. Hoy se deben proteger del frío porque no los oigo, ni apenas los veo, salvo alguno despistado.

Por alguna razón, hoy me siento más desvalido que ayer, más frágil si cabe. Si comparamos con años atrás, con muchos años atrás, ahora estamos más desarrollados en todos los aspectos, de eso no hay duda. Y no digamos en el aspecto material.

Sin embargo nos sentimos frágiles y vulnerables. Creo que desde un punto de vista humano, mantenemos muchas similitudes con nuestros antepasados.

Y es posible que sea, en esa fragilidad, donde resida el mejor antídoto contra la vanidad y la soberbia del ser humano.

 


Terapia de líneas

La terapia de pareja incluía una sesión grupal por cada cuatro sesiones de pareja.

Hoy era la sesión grupal. La sicóloga les preguntó a las cuatro parejas, con que línea de vida se identificaban más en sus relaciones.

Con las lineas paralelas que nunca llega a juntarse, con las líneas convergentes que poco a poco se van acercando, o con las líneas divergentes que se van alejando. Teniendo en cuenta que las líneas superpuestas significan que la relación va por buen camino.

Por supuesto podía haber mezclas, es decir, ahora tenemos líneas paralelas pero en el futuro intentaremos que converjan, etcétera.

Se generó un agradable intercambio de opiniones entre las parejas con la excepción de Carlos que permaneció callado, a pesar de que Marta, su pareja apostaba por la vía convergente.

La sicóloga, percibió el silencio de Carlos y le preguntó expresamente en que línea creía que estaba su relación.

Carlos se disculpó porque no se veía identificado con ninguna línea.

-Veréis -añadió- en todo caso me identifico con una línea circular

-¿Puedes explicarte mejor? inquirió la sicóloga

A lo que Carlos contestó…

-Claro, es una línea circular porque tengo la sensación de que haga lo que haga, siempre vuelvo al mismo origen.


 

Gigantes

Cabalgaba Don Quijote sobre su preciado Rocinante.

Por detrás al rebufo, Sancho Panza en su asno.

De repente el caballero se detuvo y Sancho le imitó.

-¿Ves lo que yo veo Sancho? La ventura nos guía acercándonos a nuestro deseo, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas. Fíjate en ese, el más cercano, nos desafía amigo Sancho, nos mira a los ojos pidiendo batalla, que estoy presto a dársela… y que me dices del otro, con la boca abierta y babeando…y vive Dios ese de la esquina a punto de desenvainar…

-Que no mi señor, que no son gigantes, que no anda bien de la vista. Aquello que usted ve tan amenazante, es en realidad un Carrefour. Y el que dice vuesa merced que tiene la boca abierta, es un Leroy Merlin y mi señor, debo decirle que, el que según usted se ve presto a desenvainar, es un Media Markt…

-Mientes amigo Sancho, que digo amigo, tal vez deba llamarte traidor Sancho. ¿y que me dices de aquel pequeño, que está como quejoso?, parece incluso lloroso…

-Ese mi señor es un pequeño comercio, de una familia que lo ha regentado por cuatro generaciones y está lloroso porque las grandes tiendas se lo han comido…y es probable que pronto deba cerrar sus puertas.

-¿Te has oído a ti mismo Sancho amigo? Has dicho que se lo han comido, luego admites que son unos gigantes desafiantes y hambrientos que piden batalla.

-Bueno, visto así, tal vez vuesa merced tenga algo de razón y se trate en verdad de gigantes, pero si me lo permite, yo dejaría la batalla para otro día.

-Siempre sensato amigo Sancho, siempre cauto, eso es lo que valoro de ti mi fiel escudero. Te haré caso una vez más y esperaremos vigilantes al día sin IVA


El mago y el alce

En el interior del bosque vivía un mago. Para algunos era un brujo. Para otros era un ser bondadoso. Una vez al mes bajaba al pueblo y con su varita transformaba la paja en carne, el barro en vino, incluso las heces de los animales las transformaba en perfume.

Ese día esperado del mes, llegó de nuevo, pero en esta ocasión el mago no apareció. Le estuvieron esperando horas y horas y pronto creció el desasosiego entre los habitantes de la aldea y los que habían venido de otras aldeas cercanas.

Al día siguiente, se organizó una batida en busca del mago, encabezada por el alcalde. El problema era que nadie sabía a ciencia cierta donde acostumbraba a vivir.

Durante una semana entera, recorrieron el bosque espeso y las llanuras circundantes y cuando pensaban en retirarse, uno de los hombres avistó un enorme alce, que deambulaba como perdido.

El animal se les acercó y se les quedó mirando y ante la sorpresa de todos, comenzó a hablar…

-Amigos, soy el mago, no sé que me ha sucedido, estaba revisando mis hechizos cuando algo debí hacer mal y me he convertido en un alce.

Todos se miraron sorprendidos e incrédulos ante la verborrea del animal.

– ¿Hay algo en lo que podamos ayudarte para recuperar tu estado anterior y tu magia? Preguntó uno de los hombres.

-Si claro que podéis. Para ello tenéis que cuidarme durante un año, porque el hechizo dura ese tiempo. Soy una pieza codiciada para los depredadores y pueden atacarme en cualquier momento.

– ¿Un año, preguntó pensativo el alcalde?

Acto seguido, se reunió con las personas que habían salido en busca del mago. Durante no menos de quince minutos estuvieron hablando en voz baja.

El mago-alce sorprendido, vio como algunas manos se levantaban. Y luego vio como se levantaban muchas más.

El alcalde se dirigió hacia él.

-De momento, vamos a llevarte a la aldea.

-Oh mil gracias contestó el mago-alce

El alcalde le miró fijamente con cara de verdadero disgusto… diciéndole…

– Bueno … no me des mucho las gracias, ejem… en realidad hemos votado sacrificarte. Eres un alce hermosísimo de cerca de cuatrocientos kilos. Con eso podemos obtener mucha carne y salándola, durará mucho tiempo y podremos alimentar a muchas personas.

– Lo siento de verás, pero lo hemos votado y es lo que ha salido… añadió el alcalde.


Salto

El padre aporreó la puerta con fuerza.

– Deberías hacer algo más productivo que dormir y dormir. Joder, ya son las once, te vas a agilipollar…

Elena estaba acostumbrada a las broncas de su padre, formaba parte de la rutina. Se levantó de un brinco, se atusó el cabello, cerró la ventana y abrió la puerta.

-Ya podías aprender de tu primo Quique, lleva trabajando en el huerto desde después del desayuno, ese sí es un hombre de provecho, no como tú que eres una vaga…

Elena le miró con cara de resignación.

Su padre era rígido, pero de lo que estaba segura Elena, es de que su padre no era observador.

De haberlo sido, hubiera visto los restos de tierra que adornaban el suelo del cuarto.

Cuando su padre salió de la habitación, Elena se asomó a la ventana preocupada.

No era mucha altura y además Quique era un chico deportista y de complexión fuerte, pero con todo, eran tres metros de salto… desnudo


Sin tiempo

Decidimos darnos tiempo.

Los dos sabemos lo que eso significa, pero ninguno ha sido capaz de decir adiós.

Así que un sencillo hasta pronto, con el tiempo por medio y con la idea de un reencuentro posible pero poco probable, nos ha servido de despedida junto a un abrazo largo y sentido.

Es curioso que ambos sabemos lo que significa ese “darse tiempo”, pero ninguno ha sido capaz de ponerle palabras a la realidad.

Una realidad a la que pronto volveremos, sin tiempo de reflexión, sin tiempo de espera, sin tiempo para evitar que una lágrima se derrame por mi mejilla.


Lo único positivo

Vivo en una casa de diez vecinos. Dos parejas jóvenes, seis familias con hijos de distintas edades, una persona sola (aunque joven) y luego una pareja mayor compuesta por Virtudes y Andrés.

El pasado fin de semana, surgió de manera espontánea el deseo solidario entre nosotros. Aparte de intercambiar todos los teléfonos móviles y de ofrecer ayuda puntual a quién lo necesite independientemente de su edad y condición, hemos decidido estar muy pendientes de nuestros vecinos octogenarios. Ellos están solos y su único hijo vive en La Coruña. Lo importante es que todos los vecinos nos hemos ofrecido.

Así que hemos creado un “cuadrante” para llamar a Virtudes y Andrés todos los días dos veces, a las 10 de la mañana y a las 7 de la tarde. E igualmente estar pendiente de sus necesidades básicas, que en este caso se reducen fundamentalmente a ir a la compra, a la farmacia, sacar la basura, etc…

A mi me toca esta semana estar pendiente de la farmacia. Para el súper vamos rotando según las posibilidades de cada cual. La idea es que cuando alguno de nosotros vaya al súper, hable primero con Virtudes y Andrés para ver sus necesidades. El pedido lo dejamos en su puerta y luego ellos lo meten en su casa.

La solidaridad se ha despertado con este maldito virus.

Tal vez sea lo único positivo.


 

Hipoteca doble

Etiquetas

LUIS tiene una hipoteca moral. Casado con Maribel desde hace años, fue infiel desde el comienzo. El número de las aventuras y los nombres asociados son muchos. Ahora la mayor parte de sus amantes le han abandonado por sus mentiras y sus falsedades.

Le dolió especialmente el adiós de Beatriz, su última amante. Bea sencillamente le mandó a la mierda, harta de una relación plagadas de mentiras y expectativas fallidas. Ahora tal vez por ello, ha decidido redefinir su relación y por eso paga los intereses de su hipoteca moral en forma de cariño, besos y abrazos.

Él se reconoce como mezquino e indigno. Sabe que se ha comportado como un auténtico hijo de puxx. Esta noche le hubiera gustado hacer el amor con Maribel, pero ella se ha dormido muy rápido.

MARIBEL conoce a Luis perfectamente y por ello sabía de sus aventuras, le bastaba con ser observadora para reconstruir el puzzle con las piezas de las infidelidades de Luis. Sabe que intenta cambiar y, piensa acertadamente, que sus amantes le han abandonado hartas de él.

Se ha dado cuenta de que Luis pretendía hacerle el amor esta noche, por eso se ha hecho de inmediato la dormida.  No le quiere, pero le guarda cariño. No sabe dejarle, o no puede. Su trabajo precario, sus dos hijos, sus inseguridades la han frenado siempre como mal menor.

Ahora con los ojos cerrados solo piensa en que llegue el miércoles por la tarde, para poder verse con Carlos el director de la sucursal del banco donde tienen la hipoteca de la casa. Ha sido una sorpresa enorme. Todo ha sucedido muy rápido. Ahora Carlos es su soporte vital, personal y sexual.

Y pensando en su amante, se ha dormido, esta vez de verdad.



Sin respuesta

El viaje no había sido sencillo, pues toparon con una masa de energía oscura de extraña procedencia, que les obligó a inyectar la propulsión binaria de protones, con el mayor consumo que ello suponía.

Devor6 y su equipo, habían aterrizado en una explanada del planeta Tierra. Le acompañaban su clon Maxel34, dos androides guerreros y un androide de protocolo que hablaba en el idioma terrícola, adaptándolo a la región geográfica.

Tanto Devor6 como Maxel34 habían adoptado formas humanas para mezclarse con los terrícolas. Los androides guerreros permanecieron custodiando la nave. El androide de protocolo también adoptó una forma humana, aunque su voz mecánica le causó no pocos problemas de desconfianza. Estuvieron 7 lunas de Baxxel en la tierra, período equivalente a 10 días en medición terrícola.

De vuelta a Andoreaan donde tenían su base, Devor6 escribió su informe para el Sumo Hacedor.

En dicho informe que Devor6 presentó ante los Paladines del Senado, se reflejaba que si bien los terrícolas tenían algunas herramientas de comunicación interesantes, estaban lejos de alcanzar la capacidad de intercomunicación macro-alfa en cualquiera de sus vectores.

El informe explicaba la forma de vida, de trabajo, incluso de diversión de los terrícolas, cuya capacidad cognitiva era bastante baja, pues no habían descubierto el sistema macro-occipital cuántico por lo que apenas ocupaban en tareas el 21,67% de su masa cerebral.

El Sumo Hacedor preguntó si los terrícolas podían ser una amenaza para Andoreaan y la respuesta de Devor6 fue contundente.

-Eso es imposible Sumo Hacedor

-¿Tan seguro estás Devor6?

-Sin la menor duda, mi señor. Y no solo por su escaso desarrollo cerebral, sino porque hay algo que les va a afectar de lleno en apenas catorce mil lunas de Baxxel.

-¿De qué se trata? Inquirió

-Sencillo, mi señor, su espacio vital, su atmósfera, su mundo en definitiva va a verse afectado por un estallido gaseoso de magma solar al que seguirá un período de glaciación. Los humanos no prestan atención a las condiciones de su planeta, pese a que la naturaleza del mismo, les está dando continuos avisos. Hemos tenido conocimiento de que a ese fenómeno lo llaman allí Cambio Climático, pero el problema es que muchos de los gobernantes terrícolas dudan de su existencia y por tanto de sus consecuencias.

Un silencio se apoderó del Senado, solo roto finalmente por el Sumo Hacedor, que lanzó una pregunta a los allí reunidos,

-¿Cómo pueden ser tan ignorantes los terrícolas?

Devor6 y los demás paladines del Senado se miraron entre ellos, sin encontrar respuesta posible.